Medicina china

Las prácticas ancestrales de la medicina china se remontan a milenios y en parte tienen sustento en las diversas doctrinas y filosofías místicas y religiosas de este pueblo oriental, aunque también, ha podido comprobarse que guardan estrecha relación con hallazgos científicos de la era moderna. Según esta doctrina de conocimientos, la vitalidad de una persona se halla en lo que se conoce como “chi” o energía vital. De este modo para hallar un equilibro tanto en el orden fisiológico, espiritual y emocional es necesario regular esta energía fundamental.

Los grandes maestros de la medicina china antigua eran los monjes. Por su jerarquía moral y sabiduría dada por los años estaban en plena capacidad de poder hacer una valoración justa y con certeza de algún mal que estuviera padeciendo una persona. Al visitar una aldea las personas que eran tratadas por los monjes, recibían a cambio de sus servicios una contraprestación a modo de un trueque. El sentido de la medicina china es básicamente preventivo, es decir, que antes que cualquier otra cosa el objetivo es justamente evitar las condiciones para que la enfermedad o los síntomas aparezcan súbitamente.

El más antiguo texto sobre la medicina china es el Canon de Medicina Interna o Huangdi Neijing. Aquí está plasmado el dialogo entre el emperador amarillo y su médico de cabecera de la corte. El galeno le explica al emperador que hierbas son las propicias para determinado síntoma o molestia. Es uno de los primeros tratados de botánica natural que se conocen y, aun hoy, es una guía para los médicos que practican la medicina alternativa en el gigantesco país del Asia. En la medicina china hay diversas ramas que complementan a los saberes más tradicionales: la acupuntura, aromaterapia, iridiología, cromoterapia, reflexología entre otras.

En la filosofía de la medicina china, el cuerpo debe ser visto como un microcosmos, un reflejo de lo que es la naturaleza. De esta manera al estar los elementos corporales en un estado de completo orden y armonía, se puede decir que el estado análogo es la salud. Por el contrario, cuando hay un desbalance, los diversos canales y meridianos que componen el cuerpo por donde debería ir el “chi” se bloquean, causando de esta manera el caos que deriva en una enfermedad. El estado emocional y mental del paciente es de gran importancia para mantenerse en equilibro constante.

Existen diferentes zonas que influyen en el equilibro corporal para la medicina china:

–Meridiano de Pulmón Taiyin de la Mano: LU

–Meridiano de Intestino Grueso Yangming de la Mano: LI

–Meridiano de Estomago Yangming del Pie: ST

–Meridiano de Bazo Taiyin del Pie: SP

–Meridiano del Corazón Shaoyin de la Mano: HT

–Meridiano del Intestino Delgado Taiyang de la Mano:SI

–Meridiano de Vejiga Taiyang del Pie: BL

–Meridiano de Riñón Shaoyin del Pie: KI

De la misma forma existen unos puntos importantes para que fluya la energía:

Yintang: ubicado en medio de la línea media entre las dos cejas. Controlan mareos, epistaxis, rinorrea el dolor de cabeza, convulsiones, mareos post-parto debido a la pérdida de sangre, insomnio, etc. Método habitual: punturar subcutáneo. Puede picarse para causar una sangría.

Taiyang: está ubicado en la depresión posterior al punto medio entre un extremo lateral de la ceja y el canto externo. Son puntos esenciales para manejar el dolor de cabeza, mareos, dolor de ojo, estrabismo, dolor facial, etc. Se puntúa perpendicularmente.

Yiming: ubicado detrás del oído o Yifeng. Es crucial para tratar enfermedades de los ojos, tinitus e insomnio. Se puntúa perpendicularmente para estimularlo.

Dingchuan: se ubica en la parte lumbar y espalda. Controla la tos, el asma bronquial y diversas afecciones respiratorias. Punción perpendicular, dirigiendo la punta de la aguja en dirección a la columna.

Jiaji: borde inferior de cada la quinta columna lumbar a la primera torácica. Tratamiento para enfermedades locomotoras y de la columna vertebral, así como de órganos internos. También se puede usar para tratar molestias gastrointestinales, enfermedades del corazón y pulmonares, dolores lumbares y abdominales. Punción perpendicular en tórax y vervical.

Baxie: dorso de la mano entre las comisura de los dedos en ocho puntos. Calor y dolor de ojos, hinchazón y dolor en el dorso de la mano, mordedura de serpiente y dolor en los dedos. Se puntúa de forma oblicua y se hace sangrar.

Estos son algunos de los puntos fundamentales para la aplicación de terapias concretas en la medicina china, sin embargo, un estudio detallado del tipo de enfermedad y de síntomas específicos darán un resultado acorde a la condición y estado energético de cada paciente, pues como se dijo al principio, el flujo de energía y su desbalance ocasionará que un paciente tenga mejoría o no, pues la salud es en definitiva un reflejo de la condición general de flujo vital de un paciente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario