¿Por que se cae el pelo?

Existen explicaciones tan variadas que pueden explicarse a través de los síntomas, tendencias genéticas heredadas de familia, dieta, estrés, mal uso de tratamientos, etc. La caída del cabello es un trastorno que afecta a gran parte de la población, incluso, vulnerándoles psicológicamente minando su autoestima llevándolo a culpar a los demás o en el peor de los casos a sí mismo. Hay que determinar con certeza cuales son las causas y orígenes de este fenómeno para hacer un tratamiento adecuado.

Existen factores que influyen de manera negativa predisponiendo a una persona a padecer la pérdida del cabello a una edad más temprana que la habitual. Este trastorno es conocido como alopecia androgenética o hereditaria que afecta a gran parte de los hombres entre los 30 y 50 años. Los estudios científicos han hallado cerca a un 90 a 95% la incidencia del factor genético, empezando algunas veces a edades bastante tempranas como antes de los veinte años en casos excepcionales aunque registrados. Por tal motivo es esencial asesorarse del especialista en caso de que la caída del pelo sea exagerada.

Aunque es por regla general normal, teniendo en cuenta que una persona tiene aproximadamente 100.000 cabellos en su cuero cabelludo, una persona en promedio pierde aproximadamente entre 50 y 100 cabellos diarios durante la ducha, mientras se peina o simplemente por la actividad cotidiana. Cuando esta media se sobrepasa existen razones de peso para consultar a un médico especialista. Pueden existir múltiples factores para esto. La asesoría profesional es crucial para detener la caída o para buscar un tratamiento alternativo en caso de que esta sea inexorable como se da en los mencionados casos de la llamada alopecia genética.

Ciertos tratamientos como por ejemplo algunos medicamentos contraceptivos, pueden provocar como síntoma secundario una caída de pelo considerable, en el caso de las mujeres. El factor estrés tan común en la población actualmente, es un detonante que hace que los niveles de sustancias y enzimas produzcan la caída sistemática del pelo.  Algunos estados febriles intensos pueden hacer que se caiga el pelo de manera inusual. Medicamentos con ciertos componentes particulares, pueden hacer que se produzca caída en áreas del cuero cabelludo. Así mismo las dietas con bajas cantidades de proteínas, como los tratamientos antidepresivos pueden generar este incómodo trastorno.

Es indispensable tener en cuenta que una parte fundamental para mantener una buena salud en todos los sentidos es la alimentación balanceada. Todos los alimentos que consumimos se van a ver reflejados de una o de otra manera en nuestro aspecto externo. La avitaminosis, que es la falta de determinados tipos de vitaminas esenciales para el cuerpo humano, puede producir una alopecia temporal o incluso, en casos graves, definitiva. Por este motivo es bueno asesorarse con un especialista en nutrición en estos casos extremos. Hay alimentos que favorecen y revitalizan particularmente el cuero cabelludo y la piel. Trastornos como la caspa pueden hacer que se caiga el pelo.

En casos extremos por ejemplo, como en terapias contra el cáncer, es normal que el pelo se caiga debido al tratamiento conocido como quimioterapia, pues este es el modo en que el organismo se defiende ante el coctel químico que se le aplica. Estos casos puntuales los asesora un equipo integral de expertos para subir la moral de los pacientes, dado el radical cambio en la imagen que se produce cuando sucede este terrible episodio para las personas. Al restablecerse tras un tratamiento de choque como este, por lo general el cuerpo genera nuevo y mejor cabello.

También el abuso de tratamientos capilares por parte de las personas puede producir una caída alarmante de cabello hasta llegar a la calvicie. Algunos tratamientos tienen elementos que pueden debilitar o acelerar los procesos naturales de caída de cabello, haciendo que se pierdan gran cantidad incluso puñados de pelo por lavada. Es bueno no abusar de estos en lo posible e intentar con productos naturales. Es importante aclarar que una persona con un cabello más fino que el resto, es mucho más propensa a la caída temprana del cabello, por tal motivo hay que tener cuidados especiales, si este es el caso.
         
Finalmente, como se ha dicho con anterioridad, los múltiples factores entre los que se cuenta  el estrés por la actividad cotidiana puede ser desencadenante de la caída del pelo. El abuso del tabaco, la mala alimentación, la exposición a radiaciones nocivas o sencillamente el uso continuado de drogas medicadas o no, pueden llevar a que un trastorno que puede ser fácilmente tratable con una orientación médica a tiempo y profesional, se convierta en una pesadilla que nos haga parecer mucho mayores por la caída acelerada del cabello o incluso, en casos extremos, a perderlo todo definitivamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario