Síntomas de ansiedad



Los síntomas de ansiedad y sus manifestaciones


La ansiedad es un sentimiento natural que se puede asimilar como una conducta aceptable ante las situaciones que estimamos peligrosas. Cuando la ansiedad excede en frecuencia, intensidad o duración, deja de ser normal para convertirse en un problema.

La ansiedad es un desarreglo emocional más o menos común en la actualidad, y puede llevar a serios problemas si se sale de control ya que desestabiliza a la persona y le impide desarrollar sus actividades diarias.

Cuáles son los síntomas de ansiedad

Las manifestaciones de la ansiedad son diversas y se dan a nivel físico, anímico y en el comportamiento.

a) A nivel físico: se presentan alteraciones en el ritmo cardiaco, pecho oprimid, respiración agitada con incapacidad para hacerlo, estados de vértigo e bamboleo.se presentan también síntomas tan altos en algunas personas que llegan a atrofiar el sueño y también la actividad sexual.

b) A nivel de estado anímico: una persona altera su estabilidad ya que se empieza a sentir Inquieta, con desasosiego, se siente en peligro y perseguida, busca formas de evadirse o agredir, manifiesta un extraño vacío, teme no poder controlarse, desconfía de todos y de todo, permanece con incertidumbre, es impotente ante la toma de una decisión. Se llega en algunos casos a síntomas tan exagerados que hay un enloquecimiento, intentos de muerte o suicidio.

El estado anímico tan afectado, conlleva a que se presenten dificultades en la facultas para atender, concentrarse y memorizar, mostrándose aun mas desorientados, con descomunal preocupaciones, expectativas y mucho pesimismo, mantienen una mentalidad de titubeos y desconcierto, y siempre están recordando sucesos desagradables o tristes, hay una sobrevaloración de referencias desfavorables, mucha susceptibilidad y angustia en todo momento.

c) A nivel de comportamiento: se muestran en actitud de cuidado exagerado, incomunicaciones, ineptitud o dificultad para conducirse, brusquedad, nerviosismo en sus movimientos y no se pueden estar quietos o calma. Por los anteriores síntomas, las personas ansiosas tiene cambios en sus expresiones como apariencias rígidas y cerradas, movimientos lerdos con las manos o miembros, las mandíbulas se ponen rígidas e incluso hay cambios en el tono de la voz, rostro con aspecto asustadizo y de asombro,

Socialmente se alteran las relaciones por la Irritación, y el estado de ensimismamiento. No siguen un diálogo, o por el contrario no paran de habla. Algo muy característico es que se acorralan o quedan en blanco en el mismo instante que van a preguntar o responder, les cuenta trabajo formular su opinión o defender sus derechos.

¿Cómo se adquiere este desarreglo emocional?

Las alteraciones en el estado anímico reflejadas en angustia, miedo y estrés actúan relacionadas formando un cumulo de sensaciones que llevan a respuestas

n de tal manera que el estrés puede considerarse como la respuesta intangible respecto a la realidad. Entonces hay preocupación en el presente con una angustia por lo que vendrá.

La ansiedad en sí misma actúa de la mano con la depresión. Es así como todas las inquietudes, las fluctuaciones de ánimo, son los elementos puntuales de la depresión. Y las preocupaciones por hechos externos, con asiduidad son síntomas de ansiedad abierta.

En síntesis, ansiedad no tiene un comienzo determinado como sucede con una fobia, que habitualmente tienen una sustancia que las ocasiona (arañas, víboras, altura).

Otra ilustración es cuando las personas que se retiran de trabajar, y se encuentran sin un programa definido, queda en el vacío y produce un estado de angustia y produce serias dificultades, llegando fácilmente deprimirse a veces con tanta intensidad que y muchas veces se piensa hasta en el suicidio.

Acciones a realizar cuando hay sospecha de un trastorno de ansiedad


Lo más significativo es tratar de estar sereno, y pensar que la angustia de la ansiedad no es el fin del mundo. En realidad es uno de los trastornos psicológicos más comunes en estos días y no hay definitivamente nada de qué avergonzarse, si se presentan síntomas de ansiedad.

Cuando se presenten síntomas, lo indicado es consultar con un psicólogo, conforme se consulta con el médico cuando se tiene una enfermedad física.

Basados en la historia médica y dependiendo de los resultados, se inicia el tratamiento atendiendo cuatro dimensiones básicas:

Psicológicas: con el fin de modificar las opiniones equivocadas en la conducción de las perturbaciones causadas por la ansiedad.

Si la crisis de ansiedad está afectando las relaciones personales del paciente, se realiza una terapia con tratamientos especiales y análisis psicológicos sugeridos por el especialista.

Conductuales: Los métodos de relajación son efectivos en algunas ocasiones para reducir y aminorar las crisis de ansiedad., el paciente se puede someter una terapia para cambiar la sensibilidad fóbica, exponiéndolo a medidas progresivas de un objeto o una situación angustiante, es una buena terapia y además se puede continuar con la técnica, practicándola el paciente en casa.

Con el objeto de lograr mejores resultados, se recomienda consultar con un psicólogo sobre las terapias más convenientes para el caso en particular.

Médico: Los ansiolíticos, por ejemplo las benzodiacepinas son remedios propicios para mitigar los efectos dañinos de los estados de ansiedad. El propanolol es uno de los medicamentos que es eficaz en algunos casos para lograr que el estado de ansiedad baje en aspectos orgánicos inmediatos.

Sociales: Todas las ayudas y apoyos que ayuden y mantengan el manejo de las relaciones familiares y sociales, van a apaciguar los estados de ansiedad. Es muy importante mantener en un nivel normal el desempeño laboral o en el estudio, como también en las actividades sociales y de esparcimiento.

Finalmente para evitar esta enfermedad, es necesario mantenernos muy equilibrados y estar alerta a los posibles síntomas de ansiedad que se puedan presentar para no dejar que esta situación se vuelva crónica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario