Historia de la contabilidad

Teniendo en cuenta que la contabilidad es una clase de ciencia que se encarga del estudiar, analizar y registrar el patrimonio de las empresas y de los individuos, el post de hoy estará dedicado a la historia de la contabilidad.

En un artículo anterior, les hablé sobre la definición de contabilidad, realizaré un paso por este tema de forma superficial, para entrar en materia con relación a la historia de la contabilidad.

La contabilidad necesita de unos elementos para poder llevarse a cabo, estos son: Activos pasivos, capital o patrimonio y los gastos e ingresos de las empresas y/o de los individuos.

Recordemos entonces, que los activos son el conjunto de bienes tangibles o intangibles de los que se puede sacar alguna liquidez, es decir dinero.

Los pasivos, son las deudas, sea en dinero o en cualquier otra figura, este elemento hace más referencia con las responsabilidad que se tienen.

El capital o patrimonio, se refiere a lo que tiene la empresa y que representa un valor en dinero, con esto la empresa puede solventar y cubrir sus necesidades.

Por último los ingresos y los pagos, se refieren las formas en las que la empresa obtiene dinero mediante el intercambio de los productos o servicios que ofrece a cambio del valor en dinero por este.
Con relación a los pagos, se manifiestan en pequeñas responsabilidades que las empresas obtienen.

La historia de la contabilidad:

La contabilidad siempre ha existido, se desarrolló desde que el hombre comenzó con el intercambio de productos y tenía la necesidad de llevar un registro de lo que daba, lo que se le debía y de lo que tenía.

Dentro de la historia de la contabilidad, se han encontrado registros de algunas civilizaciones en las que se evidencia claramente las formas de control de lo que salía y de lo que entraba.

En este tipo de sociedades, la invención o aparición de la moneda, fue el elemento que permitió la consolidación de lo que hoy en día llamamos contabilidad.

La historia de la contabilidad, nos remonta a la civilización romana. En roma, aunque mucha de la información no se encuentra y se basan en tan solo unos cuantos documentos encontrados, si se tiene prueba de que esta civilización manejaba una especie de contabilidad o registro rudimentario.

Los romanos manejaban dos tipos de diferentes de libros de registro o libros contables.

Uno de ellos, tenía todos y cada uno de los datos de quienes tenían prestamos y en el otro, se encontraban todos los ingresos y gastos, aquellos que eran comerciantes empleaban estos dos tipos de libros o registros, de esta forma tenían la información que necesitaban para planear todo lo referente a sus finanzas y futuro del negocio.

Después de sus inicios en la civilización romana, pasamos a la época medieval. En el Medioevo, la contabilidad tuvo que comenzar su historia nuevamente, esto debido a la desaparición del imperio romano, sus prácticas, en especial las de la contabilidad rudimentaria desaparecieron.

En la edad media, la contabilidad tuvo un gran giro, gracias a los caballeros templarios y los teutónicos, la contabilidad tuvo otras formas de manifestarse.

Ellos desarrollaron una forma de contabilidad, denominada por la historia como de “facto”, lo que quiere decir que todas y cada una de las personas debían rendir cuentas sobre su economía.

Después de ello, los italianos tomaron una nueva forma de contabilidad, y en vez de utilizar la de facto, idearon la forma de contrato, en la que, el comerciante, realiza un compromiso de palabra con sus empelados o con quien haya formado una alianza “económica”.

Las formas de registros que se daban en la edad media, se fueron estructurando cada vez más, mejorando las formas de organización de los datos.

Fue entonces cuando en la toscana aparecieron los primeros registros de la contabilidad. En esta ciudad empleaban una forma de contabilidad o cuenta pública bajo un método o técnica de desarrollo.

Las escuelas de la Historia de la contabilidad:

El hombre se dedicó al estudio de la historia de la contabilidad, alrededor del siglo XIX, y con ellas se evidenció que quienes realizaron los aportes más significativos con relación a formas y teorías que se asemejaban a una contabilidad, fueron esencialmente los italianos.

Con los italianos y la historia de la contabilidad, se cuentan las escuelas de la contabilidad que surgieron en ese mismo siglo, las escuelas son las siguientes:

- Escuela lombarda de Francesco Villa: Esta escuela tiene con ella algunas teorías y formas de elaboración matemáticas de los registros contables.

En esta escuela se dio origen a unos principios económicos – administrativos.

Villa, para esta época tenía la idea de que los libros donde se llevaban los registros, no eran más que los instrumentos, pero que la acción de contabilizar o llevar control iba más allá.

Fue por eso, que creó el concepto económico – administrativo, organización administrativa y control de cuentas.

- Escuela toscana: Dentro de la historia de la contabilidad, la escuela toscana habla sobre las cuatro figuras que se interesan por las cuentas de empresa. Ellas son: Propietario, administrador, consignatarios y corresponsales.

- Escuela de Giuseppe Cerboni: En esta escuela de la historia de la contabilidad, se emplea la idea de una técnica contable basada en la relación de todas sus partes.

Es decir la escuela proponía una forma contable en la que no sólo la empresa fuera participe sino todos los demás asociados o relacionados.

- Escuela de economía hacendal: En esta escuela, el principal elementos o razón de existencia de la contabilidad, se basa en la búsqueda de crédito.

Una relación de tipo económico, debe buscar la forma de generar tal grado de confianza que se le sea dado el crédito.

- Escuela Patrimonialista: Esta escuela, sustenta que la razón de ser de la contabilidad radica en el conocimiento del patrimonio, es decir todo gira en torno del patrimonio.

Para esta escuela, se obvian las entradas y las salidas y solo se basan en lo que se tiene, llevando registros de ello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario