Balance general

El mundo ha venido evolucionando a pasos agigantados. En la actualidad y gracias a las invenciones tecnológicas, el área de los negocios, ha crecido notablemente.

Es común hoy en día, encontrar que empresas de lugares muy remotos, tienen oficinas o sucursales al otro lado del mundo, por ejemplo.

O que un país determinado realice negocios o inversiones con otros, que facilitan la consecución de recursos, ya sea humanos o tecnológicos, para la creación de productos.

Sin embargo, una empresa no es solo movimiento financiero, o grandes contratos, una empresa también debe dar reportes de su gestión. Por esto, el artículo de hoy, hablará sobre el Balance general de una empresa.

Balance General de una empresa, ¿de qué se trata?

Las empresas están en la obligación de realizar un balance general. Este tipo de balances son esencialmente un resumen o recuento sobre el aspecto financiero de la empresa en cuanto a tres elementos básicos: Activos, pasivos y patrimonios.

Con el balance general, la empresa tiene la posibilidad de determinar más fácilmente, quien le debe, cuánto l deben, a quien deben, cuanto le deben y por supuesto lo que tienen seguro.

Muchas personas comparan al balance general con una radiología, ya que permite que se mire la empresa por dentro y por fuera en relación a su contabilidad.

El balance permite entre otras palabras, saber la situación real sobre el dinero, cuánto se tiene realmente, cuánto se tiene invertido y cuánto en situación dudosa.

Habíamos mencionado que el balance general tiene unos elementos básicos, retomemos y miremos cada uno de ellos.

- Activos: Los activos se refieren a todas y cada una de las cosas que tienen una empresa. Se dividen en tangibles e intangibles.

Entre los activos tangibles se pueden considerar las maquinarias, los equipos, el dinero, edificios, oficinas entre otros.

Entre los activos intangibles, se encuentran los derechos de marca, patentes, entre otros.
Los activos se dividen en tres tipos a su vez: Corrientes, fijos y otros.

Los activos corrientes son aquellos que permiten la obtención de dinero o a su vez convierten en dinero a otras fuentes.

Los activos fijos, se refieren al valor real comercial que tienen todos los activos tangibles e intangibles, de los que es propietaria la empresa.

Y por último se encuentran los activos otros, que se refieren a aquellos elementos o componentes que no pueden clasificarse dentro de los otros dos tipos de activos.

- Los pasivos: Los pasivos son aquellos que elementos con los que se financia la empresa, todos y cada uno de los recursos que la mantienen en funcionamiento.

Muchas personas prefieren referirse a los pasivos, como a los aspectos que debe la empresa.

Al igual que los activos, los pasivos tienen tres sub categorías: Pasivos a largo plazo, pasivos a corto plazo y capital.

Los pasivos a largo plazo, se refieren a los acreedores, los proveedores, los bancos, se refiere a aquellas cosas que pueden pagarse en largos periodos de tiempo.

Los pasivos a corto plazo son los proveedores de material, cuentas de banco, pero la diferencia de los anteriores es que requieren de su pago en periodos de tiempo muy cortos.

Por último el capital, se define como la inversión económica que los socios de la empresa han hecho y que no han sido distribuidas.

La función del balance general radica en presentar de forma resumida, clara y puntual, sobre la situación de la empresa en cuanto a la liquidez, el apalancamiento y la solvencia.

- La liquidez, simplemente es la forma en la que se puede convertir un activo en dinero. Entre más fácil sea convertir un activo manteniendo su valor exacto o aproximado, se le conoce como activo liquido o liquidez.

- En un balance general, el apalancamiento, es la relación que se da entre el capital de la empresa propio y el crédito obtenido para la misma.

- Por último tenemos la solvencia. La solvencia en un balance general, hace referencia a la capacidad de solucionar y pagar deudas o en su defecto a la situación como tal de estar libre de ellas.

Formas para elaborar un Balance de General:

Existen dos formas de presentación o de realización de los Balances generales, una de ellas es forma de cuenta y la otra es forma de reporte.

- Presentación en forma de cuenta: Esta es la forma más empleada cuando de mostrar un balance general se trata. Consiste en poner los tres elementos de los balances y de allí realizar la presentación.

El orden es primero activo, después pasivo y por último capital, acomodados de izquierda a derecha empezando, recordemos por los activos. La formula con la que se realiza esto es activo igual a pasivo más capital.

- Presentación en forma de reporte: Esta presentación, difiere de la primera, en cuanto al orden de los elementos.

Se ponen en columnas verticales. Comenzando por el activo, luego el pasivo y por último el capital. Funciona con una fórmula de activo, menos pasivo igual al capital.

Estas son las dos formas más empleadas en cuanto a mostrar el balance de una empresa, compañía u organización.

Pero éstas, no son las únicas consideraciones a tomar antes de realizarlo. La mayoría de las veces este tipo de papeles o reportes los realiza un experto en contabilidad o finanzas.

Pero a veces es necesario tener conocimientos sobre estos aspectos, quizás muchos tengas negocios y esta es una buena forma de llevar su propia contabilidad y situación de su negocio.

Unos pequeños aspectos a considerar en la creación o presentación de los balances son:

- Marcar el inicio del papel o de la hoja con el nombre de la empresa, negocio u organización, o en tal caso al propietario de ella, El título del contenido del papel, es decir “balance general” y por último la fecha en la que se hizo.

- Marcar cada uno de los elementos que componen los activos, los pasivos y el capital y así mismo su valor.

- Firma de quien realizó el balance.


No hay comentarios:

Publicar un comentario