Simplificar la multiplicación

Simplificando la multiplicación es más fácil

En las matemáticas como en la multiplicación, los números más grandes siempre se pueden simplificar en cantidades menores que sean más fáciles de realizar. Por ejemplo si necesitas multiplicar 15 por 35, una forma de hacerlo es multiplicar primero 35 por 10 que es 350, y luego sumarle la multiplicación de 35 por 5 que sería la mitad de la primera es decir 175, obteniendo un gran total de 525.

Siempre es conveniente realizar primero las multiplicaciones que son múltiplos de 10, porque solo le agregas un cero o dos o tres, al número. Por ejemplo para multiplicar 125 por 15, puedes primero realizar 125 por 10 que es 1,250, y luego 125 por cinco que de nuevo es la mitad de 1,250 o sea 625, para obtener la suma de 1,250 con 625, y el gran total de la multiplicación en 1,875.

Recuerda que cuando simplificas las multiplicaciones todo te será más fácil, y no solo existe una única forma de hacerlo, sino varias dentro de las cuales tu puedes encontrar tu propia forma de lograrlo. Por ejemplo la multiplicación entre 12 y 34, la puedes simplificar en 34 por 10 y luego sumar 34 por 2, o puedes realizar 12 por 30 y luego sumarle 12 por 4. Tú eliges lo que más te conviene, pero siempre la simplificación ayuda.

De la misma forma como es más fácil solucionar un problema cuando lo divides en sus partes menores y más sencillas de atender, en la multiplicación también será más fácil realizar la operación cuando la divides en partes más sencillas, así que no dudes en hacerlo.


1 comentario: