Chopin - Nocturno nº 2 Op. 9

Supongo que este año, he redescubierto la música clásica. La gran variedad de obras que se incluyen en este campo me aturden, no puedes esperar conocerlas todas, simplemente disfrutarlas a su paso, como los segundos, y los minutos. El poder del piano destaca entre todas ellas, tiene un sonido que bien puede ser como las olas del mar bañando la orilla, o los truenos de una cruel tormenta, es el señor de todos ellos (los instrumentos). Lo cierto es que me encanta, y me dice lo que nadie puede decirme.
.
No sé si es muy conocida ya que no tiene un apodo como "Claro de Luna" (Beethoven, Debussy), es simplemente el segundo Nocturno de Chopin.  Los nocturnos, como su nombre indica son piezas inspiradas en la noche (algo que adoro), tranquilas, melancólicas a veces, como las lágrimas. Aunque tengo mis teorías, puesto que Dorian Gray (el mismo) dice: "la belleza, la simple belleza, podía llenarte los ojos de lágrimas" ("El Retrato de Dorian Gray" Oscar Wilde). Es decir quizás sea la belleza de la pieza, su sencillez... La pieza tiene en la mano izquierda un silencioso y grave acompañamiento, a una delicada derecha y más aguda y cristalina melodía. Esta melodía no suena en los oídos, sino directamente en otro lugar más hondo. 
.
La obra de cuatro minutos y medio, empieza narrando una tragedia (Beauty of Tragedies, hablaremos), algo que empezó como una joven primavera, y que tal vez fue marchitada por un algo inevitable, lo que ocurrió es que los efectos permanecieron para siempre, convirtiéndola en inolvidable. Hay algo de amor, pasión, incomprensión y un ápice de locura. Habla en un idioma desconocido, pero que misteriosamente  se comprende como el llanto de la desilusión. La música te pide que te dejes llevar, y tú la sigues obnubilado,  quieres saber que ocurre con la historia, la tragedia; sin embargo no se altera ante lo inexorable y singue tranquila su curso como un riachuelo de tierras lejanas, que llega hasta el infinito...
.
Simplemente me encanta, me dice demasiado como para despreciarla:



No hay comentarios:

Publicar un comentario