ARCANGELO CORELLI

Adagio Concerto Grosso Op. 6, No. 8 in G Minor.
Ahí va mi primera “perla” (aunque no por ello la más importante ni la más hermosa). Quiero comenzar con un fragmento de belleza en forma de sonido. Sí. Música. Aunque, como ya dije, no permitiría nunca que la humanidad viviera sin conocer la música de Springsteen (sería perder demasiado), hoy me dirijo a los santuarios de la música clásica. Me remonto a una época: albores del siglo XVIII. Una tierra: la grande y bella Italia. Un músico con nombre y arte angelical: Arcangelo Corelli. Un título: Adagio Concerto Grosso Op. 6, No. 8 in G Minor.

Son apenas dos minutos, pero nos abren la puerta de lo eterno. Sinceramente pienso que esta obra condena la esencia de la belleza entendida desde la perspectiva del barroco. Armonía. Luz. Equilibrio. Cadencia. Esa belleza apolínea y dorada que, a fin de cuentas, todo ser humano anhela (a veces sin saberlo).

Como comentario os diría que los violines parecen dibujar una arquitectura delicada y solemne al mismo tiempo, quizá lo más parecido al boceto de un templo griego. Pero no se queda ahí. Además de formas bellas, de acordes armónicos y de una melodía casi divina, consigue llegar como una lanza al fondo del corazón: conmueve.

Un consejo: atención a la última parte del movimiento. Es como el final de una vida lograda y heroica. Aparece de modo epifánico y deslumbrador. Asistimos a un diálogo de violines que se repiten y entremezclan, ascendiendo unos a otros hasta culminar en un acorde sencillamente magistral.

Una breve historia. En los años que viví en Roma, una mañana de abril soleada y diáfana, hice un maravilloso descubrimiento. Paseando por una de las plazas más hermosas de la ciudad, entré en el Pantheon. Allí me dirigí a la tumba del divino Rafael, y me conmoví al traducir su epitafio: "Aquí yace Rafael. Mientras él vivió, la Naturaleza temió ser vencida, ahora que está muerto, ella teme morir” ("Ille. Hic. Est. Raphael timuit quo sospite Vinci, rerum magna parens, et moriente, mori"). A unos pocos pasos, el descubrimiento que os decía: la tumba de Arcangelo Corelli. Sonaron en mi interior los acordes del adagio y pensé que la naturaleza también temió entonces ser vencida.

Wilson


2 comentarios:

  1. Debo confesar que para abrir el apetito musical, acabo de leer el comentario que ha hecho Wilson de su "perla" antes de darle al play, y espero algo sublime...

    ResponderEliminar
  2. Está claro: nunca será lo mismo para mi que para Wilson, y me alegro: esto hace la pieza casi completamente suya. Debo decir que me ha gustado aunque creo que no la he saboreado del todo, reconozco que merece más atención, y la estoy escuchando, pero interesante, así se conoce a la gente. Muchas gracias Wilson. Por cierto esperar mi perlita, como dijo Wilson: "no es la más brillante, pero sí muy valiosa".

    ResponderEliminar